Diferencia entre traducción jurídica y jurada

Si estás leyéndonos es porque seguramente estás delante de un documento de carácter legal y te preguntas: ¿necesito una traducción jurada o jurídica? ¿es lo mismo? ¿necesito a un traductor especializado? Pues bien, como siempre, en Uveybe traducciones intentamos solucionar todas las dudas que podamos.

 

Empezaremos por tranquilizarte diciéndote que no siempre es necesario jurar una traducción. En la mayoría de los casos solo se requiere una traducción jurídica. Entonces, ¿en qué se diferencian? Pues la principal diferencia es que para realizar una traducción jurada necesitamos un traductor jurado reconocido por el ministerio, pero vayamos más allá.

Podemos decir que la traducción jurídica o legal se refiere a la traducción de documentos de carácter legal. Por lo tanto, es de vital importancia que el traductor y revisor conozcan a la perfección la terminología y estén familiarizados con este tipo de documentos, ya que son muy específicos.

Por otro lado, podemos definir la traducción jurada como la traducción de documentos oficiales realizada, como hemos mencionado anteriormente, por un traductor reconocido por un estamento legal. Con este tipo de traducción se confirma que el texto meta dice exactamente lo mismo que el texto origen, pero en un idioma distinto.

Por consiguiente: ¿cómo sé si tengo que jurar una traducción o no? Pues la respuesta es mucho más sencilla de lo que parece. Necesitamos jurar una traducción cuando tenemos que presentar documentos oficiales (partidas de nacimientos, certificados, títulos académicos…) en otro idioma ante organismos como ministerios, juzgados o instituciones académicas, es decir, organismos públicos. En estos casos necesitaremos un traductor jurado que jure el documento a través de su firma y sello. Hay que señalar que las traducciones juradas deben de ser originales, no valen fotocopias ni el documento escaneado, ya que en estos casos pierde su validez.

Para resumir, podemos decir que no todo documento legal necesita ser jurado. Lo importante es centrarse en quién es el destinatario del documento. ¿Sigues teniendo dudas? No te preocupes, contacta con nosotros y te diremos si necesitas jurar el documento o no.

Síguenos en nuestras redes sociales y en nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba